Productividad Feroz

Ergonomía en el trabajo: optimiza tu rendimiento laboral

¿Sabías que mejorar la ergonomía en tu espacio de trabajo puede no solo aliviar esos molestos dolores de espalda sino también potenciar tu productividad?

 

Imagina trabajar en un espacio que no solo está diseñado para reducir el estrés y las lesiones sino que también está optimizado para mantenerte enfocado y eficiente a lo largo del día. Ése es el objetivo de la ergonomía en el trabajo.

Aquí encontrarás:

  • Consejos clave para mejorar tu postura y evitar el dolor.
  • Ajustes sencillos en tu espacio de trabajo para una máxima comodidad.
  • Estrategias para integrar descansos activos que revitalicen tu cuerpo y mente.

Y no solo eso, al final de este viaje hacia una ergonomía laboral mejorada, te revelaré cómo estos principios pueden ser el primer paso hacia un cambio más amplio en tus hábitos diarios, liderando hacia una vida más saludable y productiva.

Así que, ¿estás listo para dar el primer paso y transformar tu espacio de trabajo en un entorno que fomente tanto tu bienestar como tu productividad? Sigue leyendo para descubrir el concepto de ergonomía en el trabajo.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

Beneficios de la ergonomía en el trabajo

La implementación de prácticas ergonómicas en el ambiente laboral trasciende la simple organización del espacio físico; se convierte en una inversión en la salud, bienestar y productividad de quienes forman parte de la empresa. A lo largo de mi carrera, he podido comprobar cómo la ergonomía impacta positivamente en diversos aspectos del entorno de trabajo. Voy a compartir contigo algunos de los beneficios más significativos que he experimentado y observado para que comprendas por qué es importante la ergonomía en el trabajo:

Reducción de dolores y lesiones

La aplicación de principios ergonómicos ayuda a prevenir dolores relacionados con la adopción de posturas incorrectas, movimientos repetitivos y poca actividad física. Al ajustar la altura de las sillas, la posición de los monitores y el uso de herramientas adecuadas, se minimizan riesgos de lesiones como el síndrome del túnel carpiano, dolores de espalda y tensiones musculares, enfermedades profesionales habituales en los trabajos de oficina al igual que otros trastornos musculoesqueléticos (TME). Esto no solo mejora tu calidad de vida sino que también reduce las bajas laborales por problemas de salud.

Incremento en la productividad

Un espacio de trabajo ergonómicamente diseñado permite que las personas trabajen de manera más cómoda y eficiente. Al reducir la fatiga y el malestar físico, te puedes concentrar mejor en tus tareas, lo que se traduce en un aumento de la productividad. Además, la ergonomía física favorece la adopción de una postura correcta que potencia la capacidad de atención y disminuye la necesidad de tomar pausas frecuentes.

Mejora del bienestar y la satisfacción laboral

La ergonomía no solo se ocupa de la salud física y mental y de las posturas adecuadas sino también de tu bienestar psicológico. Un entorno de trabajo que promueve la comodidad y reduce el estrés contribuye a la satisfacción laboral. Te sentirás mejor al tomar medidas preventivas para asegurar tu comodidad y salud superando así la mala ergonomía en el trabajo.

Fomento de una cultura de salud en el trabajo

Implementar estrategias ergonómicas en el lugar de trabajo crea una cultura en la que priorizas tu bienestar. Además, irás adoptando poco a poco prácticas saludables que incluso puedes llevar más allá del entorno laboral adecuado, mejorando tu calidad de vida en general y reduciendo los riesgos ergonómicos.

Para que entiendas la importancia de la ergonomía, piensa que está contemplada en el plan de prevención de riesgos laborales de muchas empresas, lo que hace que estas traten de cumplir las condiciones ergonómicas en sus instalaciones. No solo se aplica en lo que te he comentado aquí sino en otros aspectos como, por ejemplo, la forma de realizar la manipulación manual de cargas sin riesgos de lesiones.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

Claves para una ergonomía en el trabajo de oficina

Trabajar sentado, a veces, no es cómodo debido a nuestras malas costumbres y a vicios posturales que, poco a poco, van afectando a nuestra salud.

Por eso, aquí te dejo algunas claves muy sencillas con las que empezar a cambiar esa situación. Son las principales características de la ergonomía en el trabajo que puedes ir adoptando desde ya.

Elección de la silla y disposición del escritorio

La silla en la que pasas tantas horas debe ser tu aliada. Buscar una con diseño ergonómico, es decir, soporte lumbar ajustable, altura regulable, y que permita un ligero balanceo es básico para facilitar la adopción de posturas correctas. Esto te proporciona la flexibilidad necesaria para ajustar tu postura durante el día. En cuanto al escritorio, su altura debe permitir que tus brazos formen un ángulo de 90 grados mientras escribes o utilizas el ratón, evitando así tensión en hombros y brazos. Por suerte, hay sillas ergonómicas de todo tipo en el mercado.

Al organizar tu escritorio, mantenlo despejado y solo con lo necesario. Un espacio ordenado no solo mejora tu enfoque sino que también te permite cambiar de postura sin restricciones. Recuerda, un entorno de trabajo adaptado a ti favorece una jornada laboral más productiva y menos agotadora.

Posición óptima de la pantalla y el teclado

La posición de tu pantalla es clave para evitar tensiones en el cuello y la vista. Sitúala de manera que tus ojos miren ligeramente hacia abajo, hacia el tercio superior de la pantalla. Esto ayuda a reducir la exposición a la luz azul y minimiza el esfuerzo ocular y, por tanto, la fatiga visual. El teclado debe estar colocado de tal manera que tus muñecas estén rectas cuando lo uses, lo cual ayuda a prevenir el síndrome del túnel carpiano.

Una herramienta que me ha sido particularmente útil es un soporte para documentos que coloco al lado de mi monitor. Esto me permite mantener una posición erguida al leer documentos, evitando inclinarme hacia adelante y forzar mi cuello.

Iluminación y ambiente laboral

El nivel de iluminación juega un papel más importante de lo que se piensa. Una luz demasiado intensa o demasiado tenue puede causar fatiga ocular. La solución ideal es combinar luz natural con lámparas que puedas ajustar según la hora del día. Personalmente, encontré la solución en el uso de lámparas de espectro completo, que imitan la luz del día y ayudan a mantenerme alerta y concentrado.

El ambiente laboral también incluye la calidad del aire. Una planta en tu escritorio no solo puede purificar el aire sino que también añade un toque de vitalidad a tu espacio de trabajo. Además, asegurarte de que la temperatura sea cómoda y que tengas acceso a una ventana para aire fresco puede mejorar tu comodidad y bienestar. Todo esto forma parte del diseño del puesto de trabajo.

Además, ten en cuenta la ergonomía temporal, es decir, tomarte tiempos de descanso, para estirar las piernas y retirar la mirada de la pantalla. Por último, el ambiente sonoro visual es importante. Elimina ruidos innecesarios que te causen estrés y te distraigan y procura no rodearte de colores estridentes y chillones.

Implementar estas claves no requiere una gran inversión, pero sí un poco de tiempo y atención al detalle. La ergonomía en tu oficina no es solo sobre el tipo de mobiliario; es sobre crear un ambiente que promueva la salud y la productividad. Con estos ajustes, puedes crear un espacio de trabajo que no solo sea funcional sino que también te inspire a dar lo mejor de ti cada día y te ayude a evitar enfermedades laborales.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

Herramientas ergonómicas imprescindibles

La ergonomía no se trata solo de ajustar tu silla o la posición de tu monitor; también implica utilizar herramientas diseñadas para proteger tu cuerpo de la fatiga física y mental, lesiones y dolencias. La incorporación de dispositivos ergonómicos en tu espacio de trabajo puede marcar una gran diferencia en tu confort y productividad diarios.

Mejores prácticas para utilizar dispositivos ergonómicos

No se trata de que ahora corras a comprar todos los dispositivos que te recomiendo aquí. Lo mejor es que los vayas probando poco a poco para acostumbrarte de forma gradual a utilizarlos hasta que te habitúes a ellos. 

  • Teclados y ratones ergonómicos: Utiliza teclados que permitan mantener tus muñecas en una posición natural y ratones diseñados para reducir la tensión en tu mano y antebrazo. Asegúrate de que estén a la altura adecuada para que tus hombros estén relajados y tus codos cerca de tu cuerpo.
  • Soportes para documentos: Si trabajas con documentos impresos, un soporte para documentos colocado al lado de tu monitor puede evitar que gires la cabeza constantemente, protegiendo tu cuello de tensiones innecesarias.
  • Reposapiés: Si tus pies no alcanzan el suelo cuando estás sentado, un reposapiés puede ayudar a mantener una postura correcta y reducir la presión sobre tus piernas.
  • Auriculares: Para llamadas telefónicas frecuentes, utilizar auriculares puede prevenir la tensión en el cuello causada por sostener el teléfono entre tu cabeza y hombro.

Estos equipos de protección son fáciles de encontrar y los hay de todos los tipos y precios por lo que no te resultará complicado conseguirlos.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

Cómo elegir el equipamiento adecuado

Si estás un poco apabullado ante las posibilidades, te dejo algunos consejos que te pueden ayudar a decidir cuáles son las mejores herramientas según tus necesidades actuales. Recuerda que no existen equipos adecuados para todo el mundo.

  • Evalúa tus necesidades: Antes de comprar, considera cuáles son las áreas donde experimentas más fatiga, carga física o dolor durante tu jornada laboral. Esto te ayudará a determinar qué tipo de herramientas ergonómicas necesitas y cuáles son tus factores de riesgo.
  • Investigación: Lee reseñas y busca recomendaciones de expertos en ergonomía. Muchas veces, la experiencia de otros usuarios puede ofrecerte valiosa información sobre la efectividad de un producto.
  • Prueba antes de comprar: Si es posible, prueba el dispositivo antes de hacer la inversión. Lo que funciona para una persona puede no ser adecuado para otra. Muchas tiendas especializadas ofrecen la opción de probar sus productos en la tienda.
  • Calidad sobre precio: Aunque el presupuesto es un factor importante, recuerda que estás invirtiendo en tu salud a largo plazo. Un producto de alta calidad puede tener un precio más elevado inicialmente, pero su durabilidad y efectividad pueden justificar el gasto.
  • Compatibilidad: Asegúrate de que los dispositivos ergonómicos sean compatibles con tu configuración actual de trabajo. Por ejemplo, algunos teclados ergonómicos son más amplios que los estándar y pueden no caber en tu escritorio si el espacio es limitado.

Integrar herramientas ergonómicas en tu oficina te ayudará en la creación de un entorno de trabajo saludable. Con el equipamiento adecuado y su uso correcto, puedes minimizar el riesgo de lesiones a largo plazo y aumentar tu comodidad y eficiencia. 

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

Ergonomía y bienestar: Un círculo virtuoso

La relación entre ergonomía, salud, productividad y eficiencia es innegable y profundamente interconectada. A través de mi propia experiencia y la investigación en este campo, he descubierto cómo la implementación de principios ergonómicos en el trabajo no solo mejora el bienestar físico, sino que también potencia la eficiencia y la satisfacción laboral. 

Relación entre ergonomía, productividad y salud laboral

Cuando hablamos de ergonomía en el puesto de trabajo, a menudo pensamos en ajustes físicos en nuestro entorno laboral. Sin embargo, sus beneficios se extienden mucho más allá. Una configuración ergonómica adecuada puede reducir significativamente el riesgo de trastornos musculoesqueléticos, que son una de las principales causas de dolor crónico y discapacidad entre los trabajadores. 

Al minimizar estas afecciones, no solo mejoramos nuestra salud y bienestar, sino que también reducimos las ausencias laborales y aumentamos nuestra capacidad de concentración y eficiencia en el trabajo.

La ergonomía en el lugar de trabajo también influye en nuestro bienestar mental. Un diseño de espacios cómodo y limpio puede disminuir el estrés y fomentar una mayor satisfacción laboral. Esto, a su vez, contribuye a una actitud más positiva y una mayor motivación, lo que fomenta la productividad y la creatividad.

Esto no se puede lograr porque sí de la noche a la mañana. Por eso te ofrezco el curso «10 pasos para cambiar de hábitos, ¡desde hoy!» una formación en la que, a través de videos cortos y accionables desde el minuto 1, podrás comenzar a implementar hábitos en tu rutina diaria para mejorar tu ergonomía mientras trabajas.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!

La definición de ergonomía en el trabajo no es solo un conjunto de técnicas para ajustar tu silla o tu teclado, sino un punto de partida para una transformación más profunda. Es la puerta de entrada a un estilo de vida más saludable y productivo, tanto en el ámbito laboral como fuera de él, de ahí la importancia de la ergonomía en el trabajo.

Incluso los ajustes más pequeños pueden tener un impacto significativo en tu bienestar. Te invito a comenzar este viaje hoy mismo, no solo ajustando tu espacio de trabajo sino también comprometiéndote con un cambio positivo en tu vida laboral y personal. La ergonomía y el bienestar van de la mano, creando un círculo virtuoso que beneficia todos los aspectos de tu vida.

¡Comparte con los tuyos!
Miguel Navarro

Miguel Navarro

Doctor ingeniero de caminos, con un máster MBA en Dirección y Administración de Empresas, es un experto en productividad y hábitos, además de mentor en productividad, hábitos de alto rendimiento y liderazgo.

10 pasos para cambiar de hábitos ¡desde hoy!

Recibe cada día en tu correo un vídeo de menos de 3 minutos con las claves para cambiar tu mentalidad y hábitos.
ahora!